jueves, marzo 15, 2007

Roger Waters. Nombre y apellido del talento


No puedo. Soy incapaz, después de lo de anoche, incapaz de contar mejor mi historia, lo vivido, que como lo hizo Juan Ignacio Cornejo, de Rockaxis. Es que me representan, identifican y electrizan demasiado sus asertivas palabras. Esto sucedió anoche. ¡Yo lo viví!

Lunático, talentoso y emocionante
14 de marzo de 2007, Santiago de Chile

El del miércoles 14 de marzo del 2007 sería uno de los shows, en teoría, más predecibles que se podría esperar. La mitad del set sería un álbum tocado de forma íntegra, y el resto de los temas ya los sabíamos hace rato, o al menos se podían adivinar. Pero hubo algo más. Algo que trascendió la música misma, algo que le dio un prisma sobre-humano al asunto. No sé cómo explicarlo. Pero, personalmente, me sentí sobrepasado por la situación. Conmovido. Diminuto.

El nivel de conexión que se logró anoche fue mucho más que el clásico “artista-fans”. Muchísimo más. “The Dark Side of the Moon” es un álbum que ha llegado a su gente de forma mucho más potente que casi cualquier otro disco. Por eso era necesario estar en el Nacional viendo a su principal creador mostrándonos su obra maestra, acompañado de otro buen set de temas casi tan potentes, y con una mega producción en escena que obliga al espectador a sentirse involucrado con los hechos.

Un inglés hasta los huesos. No podía comenzar su presentación si no era a las 9:00 de la noche, ni un segundo más, ni un segundo menos. ‘In the Flesh’, la elegida. La indicada. Ese riff grandilocuente te introducía a lo que poco a poco estaba por venir. ‘Mother’, otro clásico de “The Wall”, fue seguido por la increíble ‘Set the Controls for the Heart of the Sun’, maravillosamente interpretada. Un tema con 40 años, cada día más fresco.

La certeza de estar presenciando algo trascendente vino con ‘Shine on You Crazy Diamond’. La música podía hacer el trabajo por sí sola. Pero la interpretación estuvo indescriptible. El sonido cuadrofónico fue abrumador, los coros se te metían a la sangre, la fuerza que conlleva el tema pareció multiplicarse. La polenta rockera floydiana me pasó por encima con ‘Have a Cigar’, y un coro inoxidable. Agotador, no agotado. Claro, agotador, porque con un comienzo así, cuesta resistir el ritmo, y mantenerse tan arriba durante tanto rato. Ni siquiera debe ser médicamente recomendado.

Si el canoso compositor hubiese sido un asesino, cuando se lanzó con ‘Wish You Were Here’, pudo haber perpetrado una matanza. Más de 50 mil personas rendidas, absolutamente a sus pies, perdiendo los sentidos. Liberando cuerpo de mente, mar de tierra, la luna del cielo. Poco cuesta imaginar o entender a qué me refiero si alguna vez han escuchado ese maravilloso himno. La gente no bajaba de las alturas, cuando comenzaron a sucederse ‘Southampton Dock’, ‘The Fletcher Memorial Home’ y ‘Perfect Sense’ (partes 1 y 2). Y era notorio un detalle: las canciones salían en bloques, como un mini resumen de cada disco. Dos de “The Wall”, una suelta, tres de “Wish You Were Here”, dos de “The Final Cut”, una del “Amused to Death”. Y, no se cómo, pero se le dio un hilo narrativo, escénico, que hacían confundirnos si el disco entero que escuchábamos era ese o el “Dark Side” que pronto llegaría. Habíamos visto escenas de guerra y rostros de dictadores.

Luego, fuimos introducidos a la historia de ‘Leaving Beirut’, el tema nuevo que ataca brutalmente esta guerra con Irak, con las letras proyectadas en la pantalla central, que nos permitieron ponerse en el lugar, convencerse y despertarse ante tal crimen. Tremendamente emocionante el momento. El cierre de la primera parte vino con ‘Sheep’, con cerdo volador incluido, con frases “made in Chile”, donde atacaban a este falso socialismo que nos gobierna, invocando el recuerdo de Víctor Jara, y (como diría Pedro), me pongo de pie, para rememorar la que decía “Está nevando en la Luna, pero la Nasa no lo sabe”. Brillante. Surrealista. Como ver a un chancho volador. Como la inmensa interpretación de todos los músicos en escena, que hicieron de ‘Sheep’ el momento más épico de la jornada. Punto aparte. Break, y “Dark Side” en camino.

No sé qué tiene ese disco. Qué inmenso. Un trabajo visual increíble, en que cada canción representaba un color distinto. Una banda que toma los temas como propios. Y el tipo del bajo y la voz, emocionado y emotivo. Comprometido y comprometedor. Era cosa de mirarlo a la cara, siempre con el cuerpo hacia delante, cantándole “a la gente”. ‘Breathe’, una dulce caricia celestial. El recorrido intergaláctico de ‘On the Run’, que desde las pantallas asombraba, desemboca en ‘Time’, indescriptible. No sé qué decir de ‘Time’. No hay análisis que quepa. Con ‘Breathe (Reprise)’ se tiende el puente a la magia que atraviesa nuestras cabezas en ‘The Great Gig in the Sky’, fabulosamente interpretada. El cielo se abre, y ese rayo cósmico que abre la tierra.

Una descarga difícil de medir, o de ejemplificar. El sonido no se detiene, ‘Money’ se desencadena y un grato momento se vivió. Ese blues tan “blanco”, tan juguetón, que contó con notables trabajos en guitarra de Dave Kilminster. Tan rico en colores. Tan poco pretencioso. Y eso es raro en cualquier tema del catálogo de Floyd. ‘Us and Them’ me llegó a los huesos. Como había dicho, el sonido estuvo incomparable. Y en ‘Us and Them’, fue muy potente. Demasiado. Se me erizaron los pelos. Es innegable que nuestro carácter central estuvo bastante apoyado en las voces. En algunas partes, usó pistas grabadas. Pero da lo mismo, porque lo que llegaba a los espíritus era bastante claro. Pasión. Como toda la obra que presenciamos, cada nota y cada frase salieron del lado más cerebral de la emoción.

Lo que más esperaba personalmente había llegado. ‘Brain Damage’, la canción que transmite la frase “see you on the dark side of the moon” al mundo, estaba iniciándose. El lunático estaba en el césped, en nuestras cabezas, en el cielo, en el escenario, en todos lados. La carátula de “Dark Side” se recreaba en el cielo, al mismo tiempo que la sobrenaturalidad del tema hacía ver la escena como algo totalmente natural. Algo sobrecogedor, algo divino. No sé. Es conceptual, es todo. Porque pasa del lunático que todos tenemos en la cabeza, a la desesperación, a lo épico. Y se aparece Syd Barrett. Que viene a recuperar a la banda en que él estuvo, y que comenzó a tocar “different tunes”. Todo este episodio más grande que la vida misma ante nuestros ojos. Ojos llenos de lágrimas. Que agradecían con ‘Eclipse’ lo que estaban viendo. Ese tema que suena tan puro, que es un cierre tan redondo. Que es como ver pasar toda tu vida delante de tus ojos. Mientras ahí estaba él, su creador, con una sonrisa de oreja a oreja. El orgullo de ver cuánto puede repercutir su obra. Mucho más que un recital, lo que se vivió con “Dark Side of the Moon” fue una experiencia. Así, exagerado y todo, da lo mismo. El que no se la crea, es porque no fue.

‘Another Brick in the Wall’, acompañado de unos niños de San Joaquín, que hicieron presencia, porque las voces eran las originales, inició la última parte del show, centrada en “The Wall”. A esa altura, había poco que pudiera llevarnos más alto. ‘Vera’, y ‘Bring the Boys Back Home’, pasaron en centésimas de segundo. ‘Comfortably Numb’ volvió a congelar el tiempo. Y otra vez, un legendario vocalista inspirado, un reemplazante de Gilmour que sí da la talla, los coros y teclados que generaron un manto grueso y armónico sobre el cual se desarrolló esta joya. Y para los escépticos, el solo de guitarra también estuvo lleno de sangre, como en su versión original. Desgarrador. Sobre todo porque fue lo último que se escuchó sobre el escenario del Nacional. Pero no se podía pedir más. Nadie quedó disconforme. El ídolo, el genio, se había lucido, con su bajo, con su guitarra, cantando micrófono en mano, hablando (poco)… representando lo mejor de su obra mejor de lo que cualquiera puede hacerlo. Nadie conoce su mente mejor que él mismo. Lógico.

Qué queda por agregar, no lo sé. ¿Por qué fue tan potente? ¿De qué manera nos pudo haber llegado tan profundo? Impresionante lo que puede lograr la música. Cincuenta mil personas que sabían a lo que fueron. No podía ser solo un desfile de canciones. Tenía que ser una experiencia mucho más completa. Y lo fue. Fue notable. Sigo en estado de shock. Creo apropiado invitarlos a compartir lo que les significó la noche del 14, porque va a quedar marcada con letras doradas en nuestros calendarios. Porque hay que compartir el gozo de haber estado ahí. Seguramente cuando mañana lea estas líneas tan grandilocuentes, con la mente más fría, me van a dar risa, no sé. Pero qué importa. A todos nos gusta jugar a estar locos o creerse genio por un rato. Todos queremos ser Roger Waters.

Me queda agregar una sola cosa... y esto lo hago yo, Chuqui. Una amiga lo dijo tan bien: jamás pensé que estaría tan orgulloso de ser amante de la música y la obra de ese místico joven que alguna vez azotó ese gong...








Perdónenme por la duración y longitud de este post. Pero de verdad era necesario contarlo. Shine on!!

22 comentarios:

Siempre dijo...

Me hice una apuesta a mi misma, y me gané, sabía que si venía para acá me iba a encontrar con este post.O sea con un post referido al tema.
Y bien cursilonamente te digo que tu alegría me alegra.
Ahora me espera el sumergimiento, nos vemos a mi retorno.
Besos amigo.

Anónimo dijo...

Chuqui,
haz tocado muchos puntos buenos con este aporte y necesito demasiado tiempo para poner algo sobre esto...y lo hare soon!
Y tendra que esperar porque mis amigos/as estan saliendo de las paredes. Tengo muchos amigos como todo el mundo pero desaparecemos de repente, no nos vemos en años no como muchos que no se ven en dias... my vida es algo diferente y me gusta asi... por lo tanto ahora tengo invitaciones a reencuentros que me mantendran ocupado al menos un mes... y un cumpleaños de 30 de una amiga que es DJ y quiere hacerlo pronto antes que sea, segun ella?!...muy vieja?!..aunque ya nos tiene asustados que quiere un nudes only party?! whatever that means!!!... But I know I will soon find out!
Por otro lado tres amigos estaran por estos lados y veremos como lo hacemos para juntarnos, el mas lejanos regresa de España y el mas cercano de Manchester?!... Tengo la sensacion que uno se casa pronto tambien?! como te dije ...busy days!!!
Luego pongo mas atencion a esto de Roger.....un verdadero musico!!!
mrx

jabon-coni dijo...

Lo prometido ya no es deuda!!! ..tu prima jabón leyendo tu blog. Bueno para hablar de Roger Waters no se necesita de mucho... es solo haber ido a uno de sus conciertos y todo el mundo se conecta con lo que el quiere transmitir, la sencillez, lo no complejos, lo logico y lo imaginario... bueno, son muchas las palabras que se pueden recitar para poder explicar lo que se vivio el 14 de marzo, pero lo que si...aunque estaba enferma en el recital, y mi amiga cristi se desmayó, no me importo nada!!! mientras veia el puerco llendose al espacio, y mientras las voces de locos rodeaban mi cabeza, y mientras las luces de dark side of the moon rodeaban la galeria, y mientras las excelentes cantantes negras hacian de lo suyo con su "bozarron" era todo un sueño... se sentia una energia unica, e irrepetible, yo, feliz de estar ahi ese dia... y a los que no fueron -- arrepientense!!! porque se han perdido, para mi, el mejor concierto de toda mi vida... Shine on!
Besos Rick! y buenas vibras

Sub-Urbana dijo...

Peeero que pasión, hombre!
Joder!

umatana dijo...

mmm...me quedé sin recitales por este año, asi que tendré q leerte pa saber como estuvieron :(

que envidia denuevo buuu
Ale
no mas coments!

Fabuleux destin d' Romina dijo...

Hey!
que pasion en este post!
creo que la musica nos produce una serie de placeres, de recuerdos, de emociones incomparables
creo que quiza no muchas cosas en la vida que logran llenarte de ese modo.
Como disfrutar de un buen recital..?? no, no hay nada..
Saludos ...

Anónimo dijo...

Eso es vida!!!
Un abrazo virtual
Vivi

Anónimo dijo...

Recuerdo cuando salio la pelicula "the wall" y un dia jueves escapandome con mis amigos de colegio que eran mucho mas grandes que yo a un cine lejos.
El problema para ellos era no perderme y para mi no perderme.
Lo curioso que se muestra la pelicula en un cine radical, mientras mas cerca estabamos al cine mas alumnos con sus uniformes caminando por las calles, nos sentiamos parte de algo grande....y claro muchos ya estabamos pensando en que tendriamos que volver a casa tarde en una ciudad grande.
No tenia idea a donde iba o a donde me llevaban estos adolecentes que traian consigo una mascota; con el tiempo la mascota era yo, nadie me lo dio a entender! ja!
Esta fue la primera vez que vi estudiantes chicos y grandes todos juntos. Los universitarios con camisetas donde se leian consignas sobre "cannabis", "Power to the people" y algunos con otras cosas.
Cuando llegamos al cine entramos y no se escuchaba nada del ruido que hacia esta masa de polluelos!
Estaban todos los espacios ocupados, los pasillos con los grandotes fumando y los asientos con los mas chicos saltando en las asientos!..me toco una blandita asi que salte como piojo todo el tiempo...
Empieza la pelicula y nos cantamos todas las canciones...saltando, gritando, algunos arrojando las chaquetas de escuela hacia la pantalla y otros las corbatas..perdi la corbata! Y al fin perdi a mis compañeros...
Y aunque no fue concierto como tal, fue una experiencia unica!!! De repente se subia algun joven a bailar frente a la pantalla y no se le dijo que saliera de ahi, solo nos animaba mas... con el tiempo si han habido conciertos, pero me gusta pensar de este momento como el comienzo aunque no estuvo Roger y su tropa, estuvieron muchos niños que empezaban a soñar..aunque algunos tuvimos que pararnos en los asientos para poder ver algo...pero despues crecimos...no he visto una pelicula con esta anarquia juvenil otra vez y es mejor asi...
El ultimo CD de Pink floyd que compre....P.U.L.S.E.....
mrx

Romina Millán dijo...

Hey...girl
Take out the dagger
And let's have a stab at the sexual revolution
Hey girl
Let freedom for all be our rallying call
Tomorrow lets make...our new resolution
Yeah, but tonight lie still
While I plunder your sweet grave
And remember
Only the poor can be saved

Hey girl
As I've always said I prefer your lips red
Not what the good Lord made
But what he intended
Hey girl
Don't point the finger at me
I am only a rat in a maze like you
And onlly the dead go free
So...please hold my hand
As we blundre through the maze
And remember
Nothing can grow without rain
(Thunder)
Don't point
Don't point your finger at me
I woke in a fever
The bedclothes were all soaked in sweat
She said "You've been having a nightmare
And it's not over yet"
Then she picked up the doggy in the window
(The one with the waggly tail)
And she put him to bed between two bits of bread

Anónimo dijo...

mmm... esta cancion me recordo de algo...
me alegra que aun tiene su Karisma intacta!
Romina siempre tocando los puntos sexuales... hasta los de Roger Waters... sabes mas de lo que pensaba...en cuanto a musica!!!
mrx

Chuqui dijo...

Hola SES: Jaja! Es obvio, no? Aunque a veces soy más flojo y me demoro en comentar acerca de algún suceso. Tú y tus "sumergimientos".

Mrx, gracias por tus comentarios. Notable la historia que cuentas de tu primera visita a ver The Wall. Siento una sana envidia, ya que tú viviste eso "en tiempo real", y más aún, allá mismo, "donde las papas queman", como decimos en Chile. Te cuento que ayer me compré el "On an Island" de David Gilmour. Tiene canciones hermosas, y otras que destiñen un poco. Tengo una duda, Mrx: ¿has visto a Pink Floyd alguna vez en vivo? ¿Con qué formación?

Jabón!!! Qué rico verte por acá. Qué bueno que hayas disfrutado del concierto. Qué mal que no nos hayamos entendido y hayamos comprado entradas para distintas ubicaciones!! Todo mal. Después me cuentas los detalles del desmayo de la Cristi, jaja!

sub-urbana: ¿Cómo no sentir pasión ante semejante espectáculo? Pero es cierto, soy re apasionado con la música.

Umatana: sigue leyendo no más, porque este sábado se viene nuevamente The Gathering. Y grabarán un DVD oficial en Chile!!

Romina 1: Gracias por el comentario. Tienes razón con que nada se compara a la sensación de presenciar un buen mega concierto.

Hola Vivi: así es. Mi vida la lleno, entre otras cosas, con mucha música y muchos conciertos.

Romina: Notable!! Hace mucho tiempo perdí mi "THE PROS AND CONS OF HITCHHIKING", pero lo volveré a comprar, ojalá en vinilo!! Esta canción y su letra no me traen recuerdos, pero sí que es un gran temazo!! Gracias por traerlo hasta acá.

Romina Millán dijo...

Mmmmmm, me estoy haciendo mala fama, jajajajajajaja

Ticha dijo...

jaja que buena forma de enmascarar la flojera... de escribir digo.
Salu2.

Anónimo dijo...

Desafortunadamente no he visto a Pink floyd con el dinamo, o sea a Gilmour y Water juntos.... Llegue tarde y como ya sabes siguieron rumbos aparte... pero los he visto a los dos en su ambito..cuando vi a PF no estaba Water asi que me tuve que quedar con las ganas( los viejos 80's)... igual el triunfo esta en lo que han producido cuando se juntan...Y cuando, como todas estas grandes bandas, empiezan con reencuentros siempre me los he perdido...pero no me molesta mucho porque son dos seres muy creativos apartes y juntos... algun dia...quiza tendre que visitarlos un dia para que me conviden algo frio..ja!
La verdad que cuando escribi el comentario anterior debia haber mencionado a Gilmour porque no se puede hablar de PF sin mencion a ambos y los demas que han pasado y dejado...por que sera que las grandes siempre son asi?(las bandas grandes)...se hacen mas grandes?!
mrx
pd...tienes que pensar en el tiempo de Gilmour,Nick Mason and Rick Wright...Guy Pratt..com dije..late eighties!!!

Chuqui dijo...

Ticha: No es flojera, lo que pasa es que de verdad, creo que desde los 22 años que no escribo algo tan bueno como lo que escribió este tipo. ¿Lo leíste entero? La cagó!!

Mrx: ¿o sea que has visto a Pink Floyd, el de Gilmour? Noooo, eso me produce mucha sana envidia!! Una de las cosas que me gustaría ver antes de morir, es a Gilmour y su guitarra en acción delante de mis ojos. Un abrazo.

Romina Millán dijo...

Chuqui:
¿Y mis agradecimientos públicos?

León Jessel dijo...

Amigo mio que gran publicación!!..
Al leerte sentí como que hubiese estado en el recital, lamentablemente no pude ir. Pink Floyd escrito con letras doradas...un GRUPASO. Sin duda que su sonido, espiritu y armonia musical han marcado mi vida rotundamente. Roger Waters es un compositor de lujo, un musico inspirador y un loco poseido por la magia explosiva del Rock. "The Dark Side Of The Moon" es un álbum explendido, un clásico de clásicos, lleno de matices y melodias realmente emocionantes como por ejemplo el tema "Us And Them". Sería un pecado dejar de mencionar a otros temas himnos de este espectacular álbum como
"Money", "Time", "Brian Damage", "Breathe", etc. Es imprecionante como la música nos apaciona, fluye en nuestras venas y nos puede dejar nostalgicos o adrenalizados a la misma vez. Grande Pink Floyd y grande Roger Waters.

Comfortably Numb yeahhhh!!

Saludos Rockeros...

umatana dijo...

si gathering es imperdible, por suerte si puedo ir asi que estaré reporteando este evento...
saludos, y suerte!
Ale

Anónimo dijo...

Espero que se te cumpla tu deseo Chuqui...es algo que solo cuando lo haz vivido puedes apreciar..pero ya sabes eso... aveces me da por no contarte de tanta cosa..pero esto tambien es parte de nuestras vidas..de la buena vida...y no se, siempre he caido bien en cuanto a los conciertos..igual tengo algunos artistas que no he encontrado..pero bueno...hay de esperar...
Bueno eso nomas..salgo a un pub crawl mas tarde y de seguro que me enredo en algun bar rockero por ahi?!! como siempre... done la conversacion termina en comparacion de notas..siempre te encuentras co alguien que estuvo en x concierto...y tu tambien estuvistes... debe ser cosa de casualidad especifica!!! ja!
mrx

Siempre dijo...

Oye, qué pasa en el post de arriba que no se puede comentar?, o seré yo?
Yo solo puedo decir que nos los conocía que hace un año un cabro bien simpático me los presentó y ahora me gustan. Cómo tienen tan buena onda con Chile espero que hagan otro concierto y así poder ir. Ahora si que si, lalala, la felicidá,(estoy contenta)

Anónimo dijo...

En 2001 estuve en el Nacional, recorri 1800 Kms por tierra para llegar a verlo y a la salida del estadio quería que alguien me matara para apagarme con ese hervor en mi cuerpo. Por suerte nadie lo hizo; el año pasado volví a reencontrame con el maestro en un expectáculo aún mejor que el anterior, el que comentas, y agradecí a la vida que me pusiera en ese pasto (cubierto) nuevamente. Fue soberbio, conmovedor, el cielo entero se posó en Santiago y nos transformó a los 50.000 en ángeles. Qué regalo!!!!!. Sin embargo, aún aturdido al día siguiente, esperando subir al avión con destino a Buenos Aires, aparece a lo lejos una espiga alta y de riguroso oscuro, era el mismísimo Roger acompañado de un par de personas...sin creerlo lo abordamos y él, aún estando muy atrasado, se detuvo y nos autografió varios CD, unas cuantas fotos y nuestro inglés peleando con los nervios intentaba resumir un GRACIAS, GRACIAS por la MAGIA, GRACIAS por ser protagonista de nuestras vidas.

Héctor - Iquique.

Chuqui dijo...

@Héctor: NOTABLE TU COMENTARIO. Me otorgas la capacidad de volver a vivir ese día. Ese gran día.

Un abrazo.