domingo, marzo 11, 2007

SINGLES... Vida de Solteros II Parte

LA EDAD DE LA INOCENCIA

“Siempre recordaré abril de 1994. Era mi segundo mes transplantado en Santiago, Kurt Cobain se tragó un escopetazo, Depeche Mode tocó en el Velódromo y Andrés Bobe cayó de su moto para no pararse más. Al funeral del guitarrista de La Ley asistió todo el plantel de su equipo favorito, la U, doctor Orozco incluido. Hubo un minuto de silencio antes del show de los ingleses. Guardé los recortes de la prensa, porque sentía que la historia me sobrepasaba y que era la única forma de envasarla. Pasaron diez años, ahora es mi hermana quien llega a esta ciudad y se sorprende con mis cajas de archivos y escucha Nirvana como si fuera la primera vez. Entonces, como los pescadores y los camioneros, suelto el cuento de nuevo.

Un año antes de la muerte de Cobain, la Zona de Contacto lució en su tapa un artículo llamado “Los grunge están aquí”, ilustrado con una Plaza Italia dominada por un melenudo de mirada perdida, barba chivo, gorro, aro y camisa (de la ropa usada, asumo). Al fondo, dos chicas modelo Courtney Love. El rock alternativo se había apoderado del mundo, con “Smells Like Teen Spirit” como rugido. Ser roñoso era cool, igual que ser un hombre sensible o una mujer con actitud. Los 90 se reinventaban como una década intensa, furiosa, desencantada, reciclada. La industria discográfica giro sobre sus talones y la etiqueta alternativa agrupó a artistas muy diversos. Tal vez odiaste a Nirvana, pero enganchaste con Peral Jam, Soundgarden, Alice in Chains o The Smashing Pumpkins. O quizás con las bandas que la ola arrojó después, como Candlebox, Blind Melon y Grant Lee Buffalo. Y estaban las nuevas diosas: Björk, Tori Amos y PJ Harvey. Puede ser que gracias al efecto Seattle escarbaste en los orígenes y llegaste a Pixies, Meat Puppets, Black Sabbath, Neil Young… Sí, todo eso pasaba allá afuera, pero lo más valioso ocurrió por dentro: un dique emocional dinamitado con canciones.

Si esos días no te movieron un pelo, te perdiste de algo bueno. No me refiero a meros momentos discográficos. Hablo de la sangre que mueve al cuerpo. Escucho “Something in the Way” de Nirvana y me acuerdo de amigos que dejé de ver. Tomábamos, compartíamos decepciones, a veces competíamos por la misma mina que canturreaba “Rape me” con unas cervezas de más. O pasábamos año nuevo gimoteando “Disarm” de los Pumpkins como auténticos decadentes. Mirábamos con temor el fin de la adolescencia. Claro que posábamos también, aunque esos crímenes parecen tan divertidos ahora que somos capaces de mucha mas crueldad. Fue una larga edad del pavo enfundada en franela y bototos, con “Singles: Vida de Solteros” en VHS y el Soundtrack en el Walkman.

¿Qué quedó de todo eso? Algunos de los discos de nuestras vidas y mártires para coleccionar (Layne Staley y Shannon Hoon, por nombrar un par). Pienso que esas muertes nos enseñaron a identificarnos y emocionarnos con personas que sentían como nosotros. Cuando escucho canciones tan buenas como “In Bloom” y “All Apologies” no siento nostalgia, sino ganas de pelear por ideales tan alternativos como la honestidad y el valor de crear mi propio mundo privado con quien quiera. Eso es mucho mas sano que contemplar con morbo a la decadente viuda de Cobain y su maquillada piel de celebridad, es mucho mas poderoso que auto-convencerse de que todo tu rock fue una pendejada y mil veces mas valiente que reírse de quienes creemos que la música puede salvar…”

Sergio Cancino – Abril 2004

12 comentarios:

Chuqui dijo...

Ni te imaginas cómo extraño a la Zona de Contacto. Pese a que sigue existiendo, no tiene nada que ver con la de hace 10 años o más. La Zona cambió mi vida. Al igual que el grunge, Nirvana, Alice in Chains, Pearl Jam, Soundgarden, Meat Puppets, Mother Love Bone, Stone Temple Pilots, Mad Season, Smashing Pumpkins, Candlebox, Blind Melon y tantos otros.

Aunque siguen estando ahí, no será jamás como a principios de los 90, en Chuqui, sí, en CHUQUICAMATA, en nuestro pueblo que reúne todos los ingredientes que le dan sabor al relato de Cancino.

Saludos y gracias!!

Cata Fdez dijo...

Chuqui estimado, tomo tu corazón dislexico y te digo como la banda panda: "ya para de llorar:me he convertido en un c´ñinico que ya no quiere verte más"... bueno no así de literar el mensaje, pero la idea es que en los recuerdos hay cierta cuota de cinismo.... son como uhna trampa mortal: que tiene de ciertos? que fueron vividos?? pero si ya no se viven ni se viviran como fueron ¿que sentido tienen?... y te lo dice quien más recuerdos a cuidado en su vida, hasta hacerlo polvo, inhalarlos y dejarlos inyectado a la vena... meticulosamente trabajados para ser presente... Ahora decidí soltarlo y punto. Suelta conmigo, ya verás que se puede.... un beso.

faracita dijo...

Debo reconocer que Nirvana nunca me agarró... nunca sentí que me hablaba a mí... aunque muchos de los otros grupos me gustan y tienen canciones re buenas, pero no recuerdo haberme involucrado tanto en el grunge.

Buen relato, pero espero que el próximo post sea de tu pluma, se extraña.

C.

Siempre dijo...

Croe que tod+s, tenemos de alguna manera banda sonora para los momentos intensos de nuestra vida, y si hablamos de los 90'as, ya ni me acuerdo tanta música que acompaña mis recuerdos.
Besos

Anónimo dijo...

Me da la impresion que no es de recordar que escuchabamos y mas de recordar que haciamos. De encontrarnos con la realidad que algunos amigos/as se quedan, bueno en los recuerdos nomas. Se supone que hicieron vida en algun otro lado y algunos se quedan siguiendonos en cartas e invitaciones a salir, otros no tuvieron mas tiempo.
La musica es siempre algo de coincidencia y claro que si nos gusta (la musica) se hace catalisis para los recuerdos, esa coincidencia que llega a molestarnos a veces con alegria y otras veces con tonos un poquito grises... Y aunque paresca que haya tonos de tristeza creo que es otra cosa la que se ve en estas lineas...Algo que cada uno debe determinar por si... Y la dificultad es esta, no hay vida ajena que sea tan igual a la que uno lleva encima.
Pero no hay manera de alejarse tanto porque mientras mas tratas de no recordar.... bueno trata!
Los recuerdos hay que tocarlos pero solo si son necesario para hacer mas recuerdos...
mrx

Ticha dijo...

Si pienso en el '94, lo que más recuerdo son: Metallica (en el liceo) y Björk, sobre todo ella que la venía oyendo desde el '92 y me traía de cabeza y lo peor debía oírla sola, porque en todo Temuco no encontré a nadie que la disfrutara como yo :(
Si no hubiese sido por Björk, no estaría en santiago (jaja es tan extraño como cierto) y no tendría un hijo y etc.
El resto (o la mayor parte) de lo que recuerdo de los '90, prefiero que siga como recuerdo, así como esas cosas que se guardan “por si acaso” y luego nunca en la vida se buscan y van a la sepultura con nosotros en la ignorancia de todos.

Anónimo dijo...

Seba...te extraño en los cumples de " Chuqui"!!!!...
Creo q no hay q descuidar el presente para seguir teniendo lindos recuerdos en el futuro...
..cierto amor?

Vale ^^! dijo...

wenu... primero que todo... soy la Vale de Chiloé... xD

Me gusta leer tu blog... aunque hace tiempo que no te escribía un comentario...

Lamentablemente no somos de la misma época... en esos años en que tu vida cambiaba con esos grupos... yo era una niña que jugaba con muñecas aún... Mis gustos musicales van por otro lado parece...

Me atrae de ti... mmmmmm... no lo sé... tu forma de escribir... de reir... de hablar... es algo extraño...

Te sigo desde lejos... quizás de manera un tanto sicópata... es extraño... pero a la vez es divertido...

Bueno, ya que me desahogué... te dejo unos besotes... te cuidas mil... no te asustes no sé lo que hiciste el verano pasado XDXDXD... (no soy tan sicópata)...

cariños...

la Vale *-*

Romina Millán dijo...

En la primera parte prometí leer la 2da para comentar, lo hice, y sólo por eso estoy aquí, comentando... la verdad a mi los 90tas, no me "calientan" y debe ser porque estaba obnubilada por la mirada deseosa de mi compañero, que ya me había marcado con su piel, el resto del mundo, simplemente no existía, ni recuerdo que música escuchabamos despues de hacer el amor.
Desperté el 2004, cuando tuvimos nuestro hijo y el mundo comenzó a existir nuevamente, para enseñarselo a él, comenzé a conocer mi ciudad de nuevo, y a hacer las cosas que hace mucho no hacía: andar en lancha, ir al museo de hist. natural, etc.
El 22 de marzo del 2004 despertamos para jugar con nuestro hijo y la musica que escuchamos, nada tiene que ver con lo que se menciona, nuestra banda sonora es otra.
Eso.

Sub-Urbana dijo...

A mí me ponen a Nirvana y quedo en estado catatónico de tanto recordar esa potente sensación de LIBERTAD e IRREVERENCIA en esos años. Especialmente el 94...gran año. Para qué decir Pearl Jam, Stone Temple Pilots, Blind Melon ....Osea, ESA SI QUE ERA UNA ONDA POTENTE. Y claro, para qué hablar de lo potente que fueron las muertes de Kurt y luego del vocalista de Blind Melon. Uf, qué recuerdos.
Yo creo que hay que tomarse la nostalgia, (sobretodo después de los treinta) Y colocar a todo volumen los temas, corearlos, bailarlos y hartarse hasta la médula de ellos. Y volver a sentirse incandecente ...como en aquella época.

Chuqui dijo...

Cata, me rehúso a soltar mis recuerdos. Sería como tener lepra!! Que se me cayera la piel a pedazos. No. Los llevo conmigo.

Ticha: Como te decía, quedé anonadado con tu comentario. Es que no me imaginé que algo musical, en este caso Bjork, había influido tanto en su vida. Podrías hablar de eso uno de estos días. Sería interesante.

sub-urbana: qué bueno que te guste el grunge. Claro que era potente!! La primera vez que escuché Nirvana fue con "Smells like teen spirit", en un paseo arriba de un bus, en 1991, que nos llevaba de mi colegio en USA a una biblioteca del centro de Dallas, Texas. Sonó en la radio y jamás olvidé esa melodía y ese riff.

Romina Millán dijo...

Retiro lo dicho, ayer recordé a Faith no more (¿asi se escribe?) y recordé tambien sus canciones Epic, Ashes to Ashes, Mouth to Mouth y Epic, todas estas francamente me "enyeguecen" en grado mayor.
Permiso voy por mis audifonos.