martes, setiembre 04, 2007

Lo real: Chuquicamata se acabó

Estoy de luto. La ciudad-pueblo-campamento en donde me crié y viví la etapa más importante de mi vida ha cerrado sus puertas. Ya nadie podrá seguir habitando una de las ciudades más freak, extrañas y adorables del mundo debido a normas internacionales de contaminación atmosférica.

Para mis amigos extranjeros, que son muchos y me leen en silencio, Chuquicamata es la mina a cielo abierto más grande del planeta Tierra. Y a su costado se construyó, hace más de 90 años, una ciudad que en su momento llegó a albergar a unos 24 mil habitantes. Por esa ciudad (sí, ciudad, no pueblo) pasaron diversas personalidades de diversos ámbitos a nivel internacional, como Salvador Allende, Augusto Pinochet, o Fidel Castro. No voy a hacer más historia acerca de Chuquicamata, para eso existe Google. Pero sí quiero mencionar por qué esta ciudad, hoy pueblo fantasma, es objeto de culto para miles de personas como yo.

  • En Chuquicamata se encontraba uno de los primeros cines que hubo en Latinoamérica. Hubo veces en que el lanzamiento de películas de cine se hacía de forma coordinada y paralela entre Chuqui y los Estados Unidos de América.
  • Chuqui contaba con, de nuevo, uno de los hospitales más modernos y avanzados de Latinoamérica, y lejos el mejor de Chile.
  • Los trabajadores de Chuqui no pagaban cuentas de energía eléctrica, ni gas, ni agua ni colegio. Tampoco se pagaba el teléfono ni el petróleo para las estufas. Incluso la empresa, Codelco, abastecía prácticamente todos los hogares con muebles.
  • En Chuqui había más pistas de bowling que en Santiago... hubo un tiempo en que Santiago tenía sólo una pista de bowling, mientras en Chuqui había dos. Y las dos espectaculares.
  • En Chuqui había, proporcionalmente hablando, más canchas de tenis por habitante que en cualquier otra parte del país.
  • Chuquicamata estaba fuertemente segmentado y dividido en clases sociales, cosa de la que me averguenzo hasta hoy.
  • El Colegio Chuquicamata estuvo alguna vez entre los 5 mejores colegios de Chile. Hoy, estando en Calama, ocupa el lugar Nº 19 entre los colegios de su categoría.
  • En Chuqui no había pobreza, ni basura en las calles. En Chuqui tú hacías dedo y te llevaban.
  • En Chuquicamata éramos todos felices (aún así, hubo muchos suicidios...). No necesitábamos nada. Había videoclubs, canal de TV propio, llegó MTV antes que a cualquier otra parte de Chile, farmacia, botillerías, fiestas, fogatas, piscina temperada, salón de pool, comedores, bar, restaurantes, multitiendas, un auditorium enorme, gimnasios, canchas de béisbol, rugby, fútbol, basketball y casi todos los "bol" que se les puedan ocurrir.
  • Chuquicamata fue, durante años, EL SUELDO DE CHILE.
  • Chuquicamata era, más que una ciudad, una EXPERIENCIA. Era vivir "a todo cachete" en el desierto más árido del mundo.
Podría seguir ad eternum enumerando las características que hacían de este lugar una burbuja mágica, prácticamente libre de delincuencia, semáforos, REGLAS!!! Sin embargo todo eso ha terminado. Tuve el privilegio de despedirme en persona hace unas 3 semanas atrás.

Todos los medios de comunicación hablan del cierre del campamento (pese a que la industria, la mina de cobre seguirá funcionando a toda máquina durante otras 7 o más décadas), pero sólo unos pocos entendemos lo que esto realmente significa.

Por lo tanto, hay que celebrar. Celebrar no significa estar necesariamente alegre, pero sí reencontrarse con gente con la cual uno creció y comparte un pasado en común. Y para eso, habrá una FIESTA MASIVA este 29 de septiembre del 2007, en un lugar por definir (dependiendo de la cantidad de gente que confirme). En pocas horas ya van decenas de confirmados. ¿Cómo participar? Lee las instrucciones en este link, y envía los datos que ahí se piden a los correos que ahí aparecen.

Por ahora, los dejo con fotografías de Chuquicamata en este link, tomadas recientemente por mí y otras personas, y paso a describir en profundidad otra de mis 22 canciones favoritas de todos los tiempos.

Un abrazo nortino,
Chuqui


Amigo Mrx, este mensaje es para ti y todos quienes están siguiendo con atención mis 22 canciones favoritas. Quiero aclarar algo: no están en orden de preferencia. Son 22 pero la 8 puede gustarme tanto como la 1 o la 21. Esta canción tiene que ver con el títuo del post y con mi vida en Chuquicamata. The Real Thing, de Faith No More, una de mis bandas Top 5, es uno de mis temas favoritos.

Habla sobre "lo real". Sobre eso que tú y yo y aquel sabemos y conocemos. Aquello que no podemos negar. Eso que sentimos y vivimos con certeza absoluta. Algo que no puedes ni resistir ni refutar. Es the real thing.... un sentimiento conocido, la esencia de la verdad. Ese momento perfecto, ese momento de oro, sé que ustedes también lo sienten.

Faith No More y Mike Patton en especial son un grupo y un DIOS que me acompañan hace más de 15 años. The Real Thing es una de las canciones que más me han parado los pelos en mi vida. Aquí la pueden escuchar en versión estudio, y además observar la presentación de FNM en el tóxico Festival de Viña del Mar, que se lleva a cabo todos los años en la costa de la V Región, Chile. Esta performance es una muestra de potencia y agresividad ante un público huyendo despavorido. Deben haber quedado unas 2 mil personas observando a unos locos provenientes de San Francisco, California, en un espectáculo pocas veces antes visto. Observen a Patton cuando la canción explota. Así soy yo.

14 comentarios:

*~*Chikita*~* dijo...

Es cierto eso que teniamos de todo!
y que no teniamos que andar preocupados de micros ni tanta wea odiosa de las ciudades de ahora...
vivimos la niñez jugando en la calle!
Andando en bicicleta por la ciudad completa!
Las calles eran amplias, teniamos espacio...Habia espacio para todo...
Eramos libres!
respirabamos el olor de la tierra de los pimientos sentiamos el frio el sol los ruidos de una manera diferente a la gente de las ciudades...
Y especialmente creaciamos con algo que pocos tienen... El arraigo por nuestra tierra!
Somos una generacion en extinción...
Y fuimos inmensamente afotunados!
Un abrazo

Blusa Transparente dijo...

Imagino los bellos años que pasaste ahí.
Y sin conocerte, parece que te veo: en la calle, empolvado, jugando por horas con tus amigos, jugando sin parar hasta que la mamá llamaba a tomar el té, jugando libres porque no había peligro, porque eran felices, porque ese mundito les pertenecía y parecía eterno.

Gracias por lo que escribes, porque me haces recordar mi infancia y gracias también por la visita. TE sigo leyendo.

Un abrazo
CArla

RAHM dijo...

no me imagino que cierren mi barrio y que nadie pueda vivir más ahi, yo había oído algo de esa ciudad, pero ahora que la describes, me sorprende lo que era Chuquicamata, el primer cine de Chile, mi padre hubiera vivido feliz ahi, que lo pases bien en la fiesta masiva...

por el lado musical, también me sorprende esa complicidad de Chile con Faith No More y Mike Patton, de vez en cuando escucho o leo sobre aquella aparición en Viña, y se nota la huella que dejo la banda aquí...

saludos

Escribidor dijo...

Amigo,
luego de leer esta suerte de estudio ideosincrático de lo que es chuqui, creo que ya debemos comenzar a dejar el duelo atrás y, aunque duela, asumir la muerte definitiva de nuestra cuna. Hoy ya adultos somos y podemos asumir con mayor entereza este dolor que nunca acabará, pero que sí debemos aprender y comenzar a procesar. La muerte es así, en toda su expresión. El dolor que genera nunca nos abandona. Vivamos de ahora en más intentando forjar un presente-futuro también digno de recordar, por más que JAMÁS será como Chuqui, al menos somos los afortunados de llevar esta única experiencia en nuestras memorias.
Amigo, nuestra patria se fue, ahora es tiempo de dejarla descansar en paz.
Un abrazo,
Cristián.

Anónimo dijo...

Comprendes porque la primera de mis canciones tenia el numero siete!
Es una lista sin numeros pero estamos acostumbrados a ponerle orden a las listas. Te puedo asegurar que en mi mundo no existe el mejor de o lo mas malo de... solo existe musica que me gusta, musica que se me hace dificil de entender y mas que nada musica que me compaña.
En cuanto al tema de Faith no more.. es un gran tema... tengo un gran amigo que es pintor y hablando de sus pinturas siempre llegamos al mismo punto... como encontrar el balance de la tension artistica... esto es lo que encontramos en la musica que nos gusta, puede ser la letra, las notas, o simplemente los silencios en momentos precisos.
Volviendo a esta tension pero entonada en la vida... ya que tus viejas calles seran parte de una "ghost town" recuerda que siempre entenderas su balance en la tension de tu juventud... te dio mas de lo que te esperabas y le distes mas de lo que querias...nunca es tarde en las viejas ciudades, nunca es tarde en las ciudades jovenes.
Te dejo con algo que me llamo la atencion en una pelicula... era algo asi en español..cuando matas a un hombre le quitas todo lo que fue y todo lo que podria ser... nunca he estado en una ciudad fantasma pero estoy seguro que este es un pensamiento que me daria un sitio dejado paralizado en el tiempo y luego pensaria que no es asi porque en alguna parte en el mundo habran escrito siquiera su nombre...
contentate con esto: It will always be unique to you as you will always be unique to it... not a bad way to put one's mark in the world, is it?
mrx

Faracita dijo...

a veces estas cosas son para mejor, cerrar ciclos... puede que te ayude a cerrar los internos también.

Con todo lo que implica.

Me encantaron las fotos, en especial la primera y una de las últimas, ambas muy en sepia.

Me recordó otro viaje ;)

Se le quiere.

Ticha dijo...

Es curioso, bueno nunca visité Chuqui pero sí, Lota y sucede que si bien es cierto no se cerró, está muy abandonada porque el carbón ya no mueve a nadie, sin embargo, al igual que Chuqui, se destaca por haber sido una de las grandes ciudades de Chile y la primera en tener luz eléctrica en toda latinoamérica.
Salu2.

RobertoIglesias.com dijo...

No dejo de impactarme esta noticia, hace mucho que sigo con detenimiento esto. No es algo que se de a cada rato...pero comparto que como todo en la vida, los cambios generalmente son para mejor. Toda una historia esta. lo bueno que se conservaran muchas de esas cosas materiales ahi mismo para visitarlas.

Saludos cordiales

Anónimo dijo...

Ricardo...
GAME OVER...
Saludos
SebastiandelaGente

zara*beatriz dijo...

Ola soy amiga de la Romina Millán me dijo ella que tu eras de chuqui, te contaré que yo tb soy del norte y nací en chuqui...

Blusa Transparente dijo...

Estaba mirando tus fotos. Yo nunca fuí, así que gracias por el "viaje".

Saludos
Carla

Sub-Urbana dijo...

Te cortaste el pelo ritalin!

Anónimo dijo...

Estuve poniendole atencion a esta foto de la ciudad. Es un mundo totalmente ageno a mi... Y me puse a pensar en un tema de musica que me hiciera sentido con esta foto... despues de pasar por temas de muchas bandas mientras pensaba..pow!!! me golpeo este tema.. no es rock, no es blues no se que es lo que es..tiene tintes a todo un poco... pero te lo regalare como un..como se dice aca.."a penny for your thoughts!"... igual es un tema que me gusta, de repente lo saco de la mente a respirar aire...
"Ghost town" de "The Specials"..una banda pop de sus tiempos que ya no existe...
mrx

mirantra dijo...

Las mismas cosas que cuentas de Chuquicamata las cuenta la gente que vivió en Sewel, la llamada ciudad de las escaleras en la sexta región. Todos los campamentos mineros mineros bajo el estilo gringo eran así, acá en Chile como en muchas otras partes. Yo no creci en un campamento, sino en una ciudad y jugaba igual que todo el kundo, en la calle, en bici, sin asaltos ni nada. Hoy las cosas son distintas. Quizás en Chuqui no pasaba nada, pero en Calama si. No es por ser mala onda pero las empresas mineras son muy nocivas para los pueblos. No sólo ecológico, que es lo más recurrente, sino también social. Generan exclusión, tu lo nombras en tu post, prostitución, alcoholismo etc. Los turnos en la mina son terribles.
En fin, sin ánimo de polemizar ni de herir me alegro que se cierren ese tipo de campamentos. Jamás me gustaron ni veo lo positivo en ellos.
Con todo mi respeto por tu experiencia y la de tantos otros que se criaron en esos lugares.